ENCUENTRO SOBRE CRIANZA

 

5,6,7 y 8 de Diciembre. Monasterio de La Canal. Cantabria

Fotos

Un encuentro, tres días.

Tres días maravillosos compartiendo, hablando, sintiendo, riendo, reflexionando, comiendo, jugando, escuchando, amamantando, conociendo,...  creciendo.

Tres días viviéndonos en comunidad, unas 60 personas adultas y más de 30 niñas y niños.

Tres preciosos días en el monasterio de La Canal en Cantabria, en plena naturaleza, montañas cubiertas de nieve a lo lejos, gallinas y ovejas al lado de la huerta, unos amaneceres preciosos y el cielo azul la mayoría del tiempo (y qué frío por la noche...).

Tres días en los que tuvimos tiempos para debatir sobre crianza, sobre nuestras hijas e hijos, sobre nuestros miedos, nuestras ideas, nuestras vidas. Sobre nosotras como madres y padres. Sobre nosotras como personas. Debatiendo en un ambiente de respeto y escucha.

Tres días intensos compartiendo historias y buscando el camino propio. Conociendo gente. Paseando por los alrededores. Jugando en el claustro del monasterio. Tocando la guitarra y cantando. Pintando. Jugando al mercado, vendiendo piedras. Sonriendo (y llorando) con la obra de teatro “Memorias de una mamífera”. Gozando con el titiritero que vino desde el otro lado de los Pirineos con sus zuecos de madera y sus hadas y duendes abriéndonos el corazón.

Tres días degustando deliciosas comidas, repartiendo las labores entre todas (y todos), conviviendo...

Tres días entre gente maravillosa.

Tres días que nos regaló la gente que se dedicó a la organización del encuentro (muchas, muchas gracias)

Tres maravillosos días...

 

Ésta es una pequeña crónica del encuentro. No más que unas pinceladas. Un resumen de lo que se habló. O más bien de lo que escuchamos y recogimos cuatro de las personas que estuvimos allí. Son nuestros apuntes que, pasados a limpio, los queremos compartir y así os los ofrecemos como un regalo.

 

Programa


Sábado 6

 

 

Presentación

 

El embarazo, el parto y la delegación de la propia vida

 

El continuum: en busca del bien-estar perdido.

(criar de otra manera en la cultura de la autosuficiencia)

 

 

Domingo 7

 

 

¿Qué pasaría si hablásemos menos de lo que les pasa a las/os niñas/os y más de lo que nos pasa a nosotras/os?

 

Las condiciones donde se da el aprendizaje. Educación creadora

 

La deriva personal

 

 

Lunes 8

 

 

El movimiento de objeción escolar. Crecer sin escuela.

 


Paseando por los alrededores del Monasterio al anochecer las estrellas susurraron:


Quiero que me oigas sin juzgarme
Quiero que opines sin aconsejarme
Quiero que confíes en mí sin exigirme
Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mí
Quiero que me cuides sin anularme
Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mí
Quiero que me abraces sin asfixiarme
Quiero que me animes sin empujarme
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mí
Quiero que me protejas sin mentiras
Quiero que te acerques sin invadirme
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgustan
Las aceptes y no pretendas cambiarlas
Quiero que sepas…

que hoy puedes contar conmigo...
sin condiciones.”


(Es un texto de Jorge Bucay que aparece en su libro "Cuentos para pensar")

 

 

 

 

Presentación

 

Desde diferentes ámbitos sociales se hace cada vez más patente la necesidad de juntarse y poder debatir en un espacio con suficiente seguridad y respeto sobre todos los aspectos derivados de una crianza asumida. Parece que ya no nos sirven los modelos existentes para solventar nuestras dudas y que las propias circunstancias nos llevan cada vez más a cuestionarnos nuestras formas de vivir y a responsabilizarnos de nuestra
propia vida.

Recogiendo éstas inquietudes, motivad@s por el interés de compartir diferentes experiencias y saberes, hemos planteado éste encuentro; una cita de apoyo mutuo y convivencia donde dar cabida a nuestras dudas y donde poder disfrutar de la compañía de otras personas en un ambiente cálido de reflexión.

En este encuentro dirigido a todas aquellas personas pre-ocupadas y ocupadas en criar, se priorizará la convivencia.

Los espacios del programa se plantean como momentos de encuentro donde debatir e intercambiar experiencias, al margen de los que surjan espontáneamente.

No queremos que nada de lo que en este encuentro se plantee se convierta en un modelo. Creemos que el único camino a seguir es el de cada una y cada uno. Que no hay más verdades que la propia experiencia, y esa es la que queremos compartir.

 




 

El embarazo, el parto y la delegación de la propia vida

 

Se proyectó un video sobre partos y después se abrió el debate. Recogemos aquí las intervenciones que se realizaron:

 

o       Socialmente hay una dirección que sigue la mayoría de la gente. Pero hay algunas personas que elegimos otra dirección alternativa. Los que siguen el camino tradicional reciben una recompensa a través del apoyo social y los que siguen el alternativo pueden sentir un fracaso importante si les sale mal.

o       Me ha gustado que se viera salir la placenta, pues es una parte del parto que casi siempre se omite y no lo había visto nunca.

o       Aunque ya sabía que cuanto más lento sale el bebe es mejor para que la madre no se desgarre, me ha impresionado la cantidad de tiempo que ha estado el bebé con la cabeza fuera.

o       Culturalmente no nos han dicho que nos podemos tocar la vagina durante el trabajo del parto y es interesante tocar la cabeza del bebé mientras sale, la vagina...

o       Las madres parecían que no sufrían nada mientras parían, sus rostros no reflejaban sufrimiento. Nosotros no tenemos esa concepción, sino de dolor, miedo, romper...

o       Vivir es lo que te trae algo. Hay algunas que no sufren y otras que sí, pero lo importante es vivir cada una su propia experiencia.

o       Estar informada de lo que puede ocurrir te ayuda a no asustarte de lo que te viene. El no conocer tu cuerpo tampoco favorece nada.

o       Puede haber muchas cosas que te bloqueen aunque estés informada. La mayoría de las veces no es lo que tú te esperas, por eso a parte de la información también hace falta seguir nuestro instinto, porque sino nos frustramos y luego nos juzgamos. No ocurre como te lo esperas pero lo importante es que vivas lo tuyo, no es algo que le ocurre a tu vecina.

o       Los animales también se mueven mucho mientras dan a luz.

o       El miedo influye mucho en el parto.

 

o       Delegamos nuestra vida y el proceso en el hospital y luego pedimos cuentas. Hacen con nosotros lo que nosotros hemos delegado. Hay profesionales que son buenos pero que están limitados. Es más fácil criticar al hospital que asumir nuestra responsabilidad, nuestros miedos, nuestro papel.

o       Cuando no te has hecho responsable en tu vida, luego es difícil asumir que el parto es tuyo. Por ello no puedes responsabilizarte del niño, no solo en el parto, sino luego en la crianza (más tarde delegas en la escuela...). Si yo no tenía asumida mi responsabilidad en cuestiones de salud, de mi ser... antes del parto, ¿cómo lo voy a hacer en esos momentos tan cruciales?

o       El sistema sanitario se enfrenta en ocasiones con madres que lo que piden es que les saquen al bebe. Si no se ve la necesidad de que la situación cambie, la cosa no va a cambiar. Cuando la pareja sabe que es lo que quiere y van con seguridad, normalmente el sistema sanitario no se mete. Eso hace que vayan cambiando algunas cosas.

o       Sea el parto en casa o en el hospital hay muchos derechos todavía no reconocidos que se pueden ir luchando y exigiendo a la administración.

o       Existe la posibilidad de denunciar si hacen episiotomía sin consentimiento.

o       Actualmente se pide una carta manuscrita en atención al cliente para cualquier reclamación.

o       Experiencia personal de una mujer que tras parir en el hospital, porque en casa no pudo ser, le quitaron diez días a su hijo y le dieron un trato vejatorio como símbolo de castigo administrativo.

o       Importancia de estar abierta a la posibilidad de parto en casa o en el hospital sin sentir culpabilidad

o       Necesidad de exigir la presencia del padre como parte imprescindible del parto.

o       Papel del padre: en la dilatación y parto. Se cuestionó si los cambios sociales hacen que se le exija demasiado, ya que antes solo traían el dinero a casa y ahora se involucran mucho más en el proceso educativo de los hij@s. En el grupo hay un hombre que pertenece a un grupo que se llama “Hombres por la igualdad” y debaten sobre temas de educación y la sensibilidad del hombre.

o       Se piensa que los cambios sociales afectan tanto a hombres como a mujeres y se siente como un proceso que va a llevar tiempo.

o       Papel pasivo ante médicos, pediatras, maestros...

o       Experiencia de una madre con dos hijos, uno parido con epidural y otro sin ella y comenta que la relación con el segundo, sin epidural es muy distinta, más intima.

o       Sanidad en algunos lugares hace de una forma y en otras autonomías de otra manera. Primero se tendrían que aclarar y unificar los criterios.

o       Eso tiene mucho que ver con la economía de cada lugar. En cada sitio hay economías, intereses distintos. Ni siquiera se rigen por lo que dice la OMS, y se producen contradicciones entre los criterios de distintas autonomías.

o       Humanizar los hospitales. Posibles reivindicaciones: que haya ducha o bañera de agua caliente para dilatar; capacidad de elección de si rasurar o no, si hacer episiotomía, si poner goteo o abrir una vía para por si acaso; enseres como cojines para la comodidad de cada una, música, etc.

o       Hay que reivindicar un año de baja maternal y ayudas económicas por hij@ a cargo independientemente de si la madre es o no trabajadora.

o       Habría que preguntar a muchos pediatras qué piensan sobre los niñ@s, quizá nos sorprenderíamos. Es un peligro seguir las instrucciones del pediatra al pie de la letra. Se puede bloquear la intuición y sabiduría innata que todos tenemos dentro. Se ha llegado a recomendar ponerse tapones en los oídos para no oír al niño.

o       Es muy diferente dar el pecho a demanda o cada tres horas

 

o       ¿Cómo nos podemos apoyar? Venimos aquí y nos sentimos apoyadas pero durante el año nos sentimos solos. 

o       Necesidad de grupos de apoyo.

o       A veces necesitas contar tus sentimientos, compartir tu experiencia con otra gente porque necesitas apoyo. Es importante hacer esto, ser abiertos, siempre desde el respeto por la otra persona, no para cambiar las ideas que ésta ya tiene.

o       A mi eso no me sirve porque no me he sentido comprendida, y por eso voy seleccionando mucho con quien quiero hablar de ciertos temas por no parecer un bicho raro y para evitar quemarme innecesariamente.

o       Yo creo que no debemos acercarnos pensando que lo que pienso y hago es lo mejor, ni mirar mal a los demás por las cosas que hacen. ¿Si no quiero que me enjuicien, cómo voy a juzgar yo?.

o       Tantos años en la escuela y nadie nos habla de estos temas (ni la escuela, ni la sociedad, ni los padres...)

o       Importancia del apoyo del compañero para criar más naturalmente a un niñ@.

o       No necesitar la aprobación de los demás, pues en realidad es una inseguridad.

o       Posibilidad de crear grupos de ayuda mutua entre madres y padres para cuidar a los hij@s.

o       Llevarte el niñ@ a todos los sitios te hace no renunciar a ciertas actividades. Nos falta tiempo para hacer cosas pero cuando estamos mucho tiempo con el niño o niña ¿qué nos pasa?.

o       Manejo de expectativas, necesidad de reducir la jornada de trabajo o cambio de trabajo. Lo que nos pide la sociedad es conciliar el trabajo con la paternidad o maternidad y a veces hay que bajar el listón de las exigencias sociales y personales. También hay quien quiere trabajar para evadir las responsabilidades que se nos plantean en casa. Dicotomía realización y desarrollo personal y maternidad.

o       El status de igualdad que te da lo laboral y el ser madre. La renuncia al trabajo puede ser un orgullo o un sacrificio. A veces el ser madre implica renuncia al desarrollo personal. La pregunta es ¿hacemos lo que hacemos porque lo queremos hacer?

o       La mujer debería ir adquiriendo conciencia de su papel de colchón social ya que por un lado los gastos sociales se benefician del trabajo doméstico y de crianza de las mujeres y por otro la propia familia, ya que los miembros tienen libertad para ir a currar tranquilamente.

o       La familia como ideal tribal y sus funciones más repartidas.

o       Necesidad de vida en comunidad ante la pobreza de estímulos de la familia tradicional. Puede surgir miedo a la intimidad, poca tolerancia a la vulnerabilidad de los demás, miedo a la responsabilidad. Necesidad de apoyo social.

o       Posibilidad de crear una red social coordinada a través de Internet.

 

 

El continuum: en busca del bien-estar perdido

 

Una compañera hizo una presentación, hablando de lo que el libro “El concepto del continuum” ha supuesto en su vivencia de la crianza. Después se hicieron grupos pequeños dónde cada una y cada uno pudo expresar su propia experiencia. He aquí un resumen de las ideas aportadas tanto en la presentación como en los grupos.

 

o       El continuum no es un modelo, sino una fuerza que emerge del interior hacia algo más natural, hacia un trato respetuoso.

o       Para cubrir la necesidad de seguir esa búsqueda de equilibrio, para compartir experiencias, sí que son importantes los grupos de apoyo, la Liga de la Leche,...

o       Respeto a la persona, a su ritmo, a su evolución madurativa. Respeto a los procesos.

o       Comprender que no podemos enseñar a nuestros hijos aquello que por su naturaleza harán: andar, comer, dormir,... Muchas veces se vive la crianza como una carrera: a ver cuando empiezan a andar, a hablar,... cayendo en la competitividad. Cada una alcanza lo suyo a su ritmo. Nuestra labor será ayudarles cuando lo pidan y no adelantarnos.

o       Importante que los niños puedan compartir espacios comunes con los adultos (como en este Encuentro) y que no estén en la periferia. Esto es muy importante para la sociabilidad y el desarrollo del lenguaje por todo lo que nos están escuchando.

o       “El continuum es una sucesión de experiencias”.

o       Vamos heredando aspectos sobre el cuidado de la especie y esto nos lleva a cuidar de nuestros hijos de una determinada manera. Pero se ha roto la conexión de lo que sentimos y lo que nos dicen en nuestro entorno,.

o       Cuando decimos “¡Cuidado! No te cortes” el niño sabe que la madre espera que se va a cortar, le transmite esa inseguridad y al final termina cortándose.

o       La cultura de una tribu del Amazonas y la de aquí no es la misma, pero lo interesante es coger lo que tú creas y adaptarlo a lo tuyo.

o       Como allí son más cálidos, cariñosos,.. se transmite más fácil todo esto y es más fácil entender la fase “en brazos”. Nosotros no tenemos esa cultura.

o       Sientes lo que quieres hacer pero necesitas apoyo y tu entorno te da mensajes que tú no compartes.

o       Cada uno experimenta su propia experiencia, por lo tanto lo que la gente te cuenta les ha podido servir a ellos, pero puede que a ti no.

o       Se dicen muchos “no”es que no tienen trascendencia para el adulto pero para el niño supone toda una experimentación y aprendizaje.

o       No hay teorías universales, cada uno tiene que buscar su teoría.

o       Esta sociedad te hace desconectar de ti mismo, de tu instinto.

o       Importante no tener nada preconcebido, pues luego te puede no salir como quieres y el sentimiento de fracaso y de culpa puede ser muy grande.

o       El papel del padre. La madre tiende a proteger al niño y el padre se queda en la periferia. Las generaciones anteriores lo que nos han enseñado es que el padre no sabe coger a los niños, no sabe criar, por lo tanto siempre estamos diciéndoles “no, así no, así”... No tenemos confianza en el padre. Le dejamos el niño pero estamos mirando de reojo a ver qué hace, le decimos con qué le tiene que vestir...

o       El papel del padre tendría que ir encaminado a apoyar a la madre en todos estos momentos afectivamente, emocionalmente y en la infraestructura familiar. De esta manera la madre podrá estar mucho mejor y la relación que podrá establecer con el bebé será mucho más armónica y esto redundará en un mejor equilibrio en el ecosistema familiar.

o       Tanto para los niños como para los adultos el vivir con seguridad, vivir sin juicios es muy importante. Seguramente sea la única forma de crecer.

o       Cuando nos dicen “¡Que lo acostumbras llevándolo en brazos!”, lo que nos están diciendo es que lo estamos acostumbrando al placer... y quizás ese sea el pecado, pero no porque nosotros le acostumbremos, sino porque la búsqueda del placer es el motor innato de la vida.

o       Lo mejor que podemos dar a nuestros hijos es nuestro propio bienestar. Si pensamos en nuestro bienestar, haremos las cosas por nuestro placer, y elegiremos lo que queremos y lo que no.

o       El peligro de la “crianza alternativa” es que muchas veces nos desvivimos (no dormimos, no nos dedicamos tiempo a una/o misma, ni a la pareja, no buscamos tiempo para nuestro placer,...) y al final el modelo que recogen nuestros hijos es el de la infelicidad... ¿Es eso lo que queremos?

o       En este tipo de crianza también pasa a veces que leemos mucho, todo el día leyendo sobre crianza, en vez de gozar de la crianza con nuestros peques.

 

 

Página web en ingles del libro “El concepto del continuum”

http://www.continuum-concept.org/

 

 

 

 


 

¿Qué pasaría si hablasemos menos de lo que les pasa a l@s niñ@s y más de lo que nos pasa a  nosotr@s?

 

Es más fácil hablar de los niños que de nosotros, ya que esto último nos llevaría a plantear nuestras limitaciones y al cambio. Esto sería maternidad/paternidad consciente.

Hicimos un juego: hay una tendera que tiene de todo, la tienda es muy especial y mágica. Se trata de una ocasión única para comprar aquello que necesitas, porque no sabes si en otra ocasión podrás encontrar a esta tendera. Los clientes piden lo que quieren comprar y pagan a cambio con algo de lo  que quieran desprenderse. Para poder decidir de qué desprenderse, el grupo le ayudará.

El juego se repitió con tres personas:

 

Una madre que quiere ser comprendida:

-         Podría dejar sus miedos

-         Muchas veces nos metemos en una dinámica de quejarnos, y ahí nos hundimos.

-         Si necesitamos tiempo y fuerza para una misma, quizás hay que dejar de dar tanto.

 

Un padre que quiere más tiempo para estar con su pareja y con el niño.

-         Te venden la realización personal en el trabajo, en lo profesional, no en ser madre-padre.

-         No te atreves a dejar el trabajo. No sólo por la presión del trabajo, lo social sino porque hay que ver si la madre está preparada o no para dejarlo.

-         Socialmente decir que no trabajas, que estás para criar a los niños, suena mal, como que no eres importante. Una madre que no trabaja fuera, en vez de decir que es ama de casa dice que su profesión es: ejecutiva de relaciones públicas del hogar.

-         Hay que aprovechar las posibilidades de reducción de la jornada laboral, excedencias...

-         Tampoco significa que tengas que dejar de trabajar y no te realices. Puedes dejar el trabajo, pero buscar donde poder realizarte. Si no te realizas, el niño tampoco se sentirá realizado.

-         Te vuelcas mucho en el niño cuando eres capaz de hacerlo, porque en ese momento eso que estás haciendo con el niño te llena. En otro momento de tu vida no te llenaría.

-         Muchas veces nos agobiamos porque no llegamos a todo lo que pensamos y decimos “no tengo tiempo para nada”. Sería más acertado sentir que no se trata de que no tienes tiempo para hacer aquello, sino que en estos momentos has elegido hacer esto y no lo otro.

 

Un hombre que quiere vivir en comunidad

-         Miedo a que sólo no vas a poder. La responsabilidad de los hijos la tienes que tener tú aunque vivas en comunidad.

-         Aunque vivamos en una comunidad pequeña necesitamos un apoyo social, necesitamos un apoyo real pudiendo delegar tranquilamente. Tenemos un vacío en cuanto al apoyo social.

-         Esta ansiedad de tener un grupo viene de la necesidad que tenemos los seres humanos de vivir en grupo, lo que hemos hecho desde hace millones de años.

-         No nos sentimos capaces de confiar en los otros porque pensamos que van a educar distinto que nosotros y no nos gusta.

-         Vivir en comunidad, aunque supone muchas ventajas, también supone muchas renuncia, ¿estamos dispuestos?

-         ¿Qué es comunidad para cada uno de nosotros? Alguien puede estar pensando en una comunidad grande donde se comparten todos los espacios.... pero yo teniendo un espacio de vivienda como la que vivimos también me siento que pertenezco a una comunidad con los que me rodean. Se trata más de sentimientos que de infraestructuras. Yo siento que pertenezco a una comunidad familiar, con los que comparto el mismo tipo de crianza, ahora estoy en comunidad en este encuentro... Es el sentimiento que tienes en el lugar donde vives.

-         Por nuestras exigencias no nos puede servir cualquier comunidad, al igual que no nos vale cualquier pareja.

-         Si no soy capaz de confiar cómo va a vestir mi pareja al niño, ¿cómo voy a dejarle a las personas que convivo en la comunidad para dejarle 2 días?

 

Al finalizar cada uno de los participantes apuntamos en un papel todo aquello que depositamos en nuestros hijos (tanto positivo como negativo), y se guardaron los papeles en un cajón


 

Las condiciones donde se da el aprendizaje. Educación creadora

 

            Los responsables del taller de educación creadora de Bilbao presentaron en que consiste su trabajo, abriéndose el debate después sobre las condiciones para el aprendizaje.

 

-         Arno Stern, judío alemán, durante la II Guerra Mundial, sin saber nada de psicología, pedagogía, enseñanza, bellas artes, dibujo.... tuvo que hacerse cargo de un grupo de niños huérfanos de guerra en Suiza. En una de las cajas que les llegaron de la Cruz Roja encontraron pinturas y pinceles, y entre todos fueron ideando la manera más práctica de utilizar el material. Como no había pinceles para todos, asignaron un pincel a cada color y así tampoco desperdiciaban pintura; al no tener mesas suficientes, colocaban las hojas de papel sujetas en la pared.....Arno no sabía ni enseñar ni “educar”. Pero sabía cómo podía hacer el trabajo de los niños más agradable, sirviéndoles. Hacía aquellas cosas que les hacía más cómodo pintar. Los niños se fueron transformando, volviéndose más fuertes y seguros, y Arno decidió hacer de aquel su trabajo.

-         Se dio cuenta de que todos los niños pintaban lo mismo, y recorrió todo el mundo investigando la forma de pintar de la gente de las diferentes culturas que iba encontrando. Así llegó a demostrar que el aprendizaje de la pintura corresponde con una evolución en los trazos programada genéticamente.

-         Descubrió que todos tenemos la capacidad de crear por el hecho de pertenecer a la especie humana. Está en nuestro código genético, de la misma manera que tenemos dos piernas y podemos andar. Desde el código genético un conjunto de trazos que son universales, aparecen de forma secuenciada, al igual que el gateo precede al andar. Nadie duda que después de gatear un niño terminará andando, pero todos lo hacemos de una manera que nos distingue del otro. En la pintura ocurre lo mismo. Se pinta desde el código genético y no desde lo que se ve.

-         En el taller de pintura hay un equilibrio entre lo personal y lo colectivo. El taller es un espacio cerrado, una habitación de unos 25 metros cuadrados. La mesa paleta, colocada en el centro del espacio, es el lugar de encuentro, es colectiva, todos la utilizan y es por ello que debe estar en las mejores condiciones (limpieza, orden...). El espacio personal es el lugar donde pinta cada uno, que es íntimo, privado. Nadie tiene derecho a meterse dentro, a inmiscuirse, por lo que no tienen cabida ningún tipo de sugerencia, alabanza, reproche, corrección. Ningún intento de motivación es necesario. Hay un vaivén entre los dos espacios consiguiendo de esta forma un equilibrio perfecto.

-         A la hora de hacer los grupos se tiene en cuenta la diversidad. Los grupos se hacen de forma que sean heterogéneos: hay niños desde los 2 hasta los 90 años. Si en un grupo hay un niño de 4 años, no entra otro de 4. Todas las personas que pintan en un mismo grupo se ven completamente diferentes entre sí. De esta manera no hay tampoco modelos; se ven maneras de pintar, ritmos y necesidades distintos. No se pueden comparar con nadie. No existe el que pinta bien o mal, nadie pinta mejor que nadie, solo diferente. El mensaje que reciben es: “eres diferentes, esto es bueno para ti y el colectivo también se beneficia de esto”. Se acepta radicalmente que somos diferentes y se crea un espacio en donde poder manifestar dichas diferencias.

-         Cada uno aporta lo suyo. Un adulto puede aportar el cuidado del material y un niño la espontaneidad o la rapidez en la comunicación. En un grupo de estas características lo que se consigue es que el que se siente fuerte se siente así por su seguridad, no necesita aplastar a nadie para afirmarse a sí mismo, no necesita compararse con los otros para sentirse bien consigo mismo, ni encontrar a alguien más débil que él para sentirse fuerte.

-         Los miembros del grupo hablan de todo mientras trabajan, pero no se comunican a través de lo que pintan. Entre ellos se da una comunicación profunda y directa, pero esta nunca tiene lugar a través de su trabajo (espacio personal). No trabajan para los demás, no lo hacen para comunicarse con ellos. En su trabajo no hay ningún mensaje, por lo que no es arte.

-         En este espacio, en el que hay mucho aprendizaje, no hay enseñanza:. Como mucho se dan una serie de hábitos en cuanto a la utilización del material (se les muestra cómo coger el pincel de la forma correcta, porque si no, sentirían inseguridad y creerían que no pueden hacer bien), pero todo lo demás lo aprenden jugando, investigando. Al llegar al taller por primera vez no se les da una charla acerca de cómo colocar su hoja, usar el pincel o hacer mezclas, sino que se les da las indicaciones necesarias sobre la marcha, cuando llega el momento, cuando lo necesitan.

-         Si un niño pregunta cómo se hace el color verde, no se le dice,  se le dice que lo busque. Pero tampoco se le abandona en la búsqueda. Se le muestra cómo hacer mezclas, para que pueda seguir en la búsqueda. El placer de descubrir es inmenso (“yo por mí mismo puedo”) y nadie tiene derecho a robárselo. Además si lo hiciéremos le haríamos dependiente de nosotros.

-         Hay que saber cuál es el mínimo necesario para el desarrollo del aprendizaje con el cuál todo lo demás es posible. Ese mínimo se lo daremos.

-         En el taller el educador no es un animador, no motiva, no enseña, no interpreta, no juzga. Lo único que hace es servir, acompañar el gesto.

-         No juzgar genera alrededor un espacio de no juicio.

-         La gente que trabaja en el taller, en un primer momento, se da cuenta que no le juzgan, luego pasa a dejar de juzgar a los demás, y finalmente puede llegar a no juzgarse a sí misma.

-         Cuando no se inhiben a sí mismos, descubren que están jugando, no hay temor y así asumen riesgos, pudiendo llegar al límite de sus posibilidades, pudiendo crecer. Cuando hay temor no vas a los límites de tus posibilidades y te quedas más debajo de lo que podrías, por miedos.

-         En el taller se permite que uno sea y se manifieste como tal, se permiten unas relaciones limpias, sin máscaras, por eso la comunicación es tan directa y profunda.

-         El educador ha de limpiar su mirada para que no sea juzgadora. Para no juzgar conoce todo el proceso y reconoce las etapas por las que todo niño pasa a la hora de pintar, cuenta con la seguridad de que todos van a hacer el proceso. Igual que no dudamos que un niño que gatea se vaya a poner a andar, tiene la seguridad de que el aprendizaje se va a dar.

-         El educador no ejerce el poder, sino que sirve el aprendizaje de los demás. Ayuda a colocar el papel, ofrece el pincel, acompaña el gesto para coger el pincel y la pintura, da el trapo si se le pide, da agua a quien la necesite, aparta las chinchetas que sujetan la hoja a la pared para que puedan pintar en el espacio que ésta ocupa, acerca el pincel cargado de pintura a quien esté pintando en la escalera, para que no pierda tiempo subiendo y bajando, repone la pintura en la mesa paleta; limpia los pinceles y los colores que se manchan por accidente; coloca las hojas de papel en la pared a la altura correcta dependiendo de quien pinte en ella, abanica a la gente cuando hace calor, coloca más hojas de papel a aquella gente que quiera ampliar su trabajo; abanica los trabajos para que sequen antes y puedan pintar otra capa encima de la que está fresca;.... Facilita todas cosas que les haría perder tiempo o que les desconcentrarían. El educador hace el trabajo cómodo y agradable pero no resuelve problemas de creación.

-         Si un niño hace lo que puede, y eso coincide con lo que quiere, y coincide con lo que necesita, hay seguridad.

-         La pintura es un aprendizaje que se le atribuye solo a muy poca gente, la que “tiene talento”, pero en el taller todo el mundo llega a él, lo cual hace pensar ¿qué ocurrirá con otros aprendizajes? Estos principios también se han aplicado con arcilla, danza... y también ha habido algunas experiencias en la escuela para otros aprendizajes: lectura, escritura, matemáticas...

-         Que no haya juicios no significa que cuando veas dar una bofetada a alguien no hagas un juicio sobre eso. No hay que “perder el juicio”. Lo importante es tener espacios de libertad donde no haya juicios.

-         En sitios homogéneos, la estructura, el ambiente... hace general los juicios, que resultan prácticamente inevitables. Es en balde lo que digas verbalmente, tiene mucho que ver la estructura.

-         Cuando un niño te viene a enseñar su dibujo es porque ya está condicionado: está acostumbrado a recibir juicios. Si se le dice “¡qué bonito!”, el niño sabe que en alguna ocasión puede hacerlo mal. Incluso puede hacer algo mal a posta y si nosotros le decimos “¡qué bonito!”  ya no confiará en nosotros.

-         En cambio si estamos al lado del niño mientras dibuja, le damos lo que necesita, guardamos su trabajo... todas estas acciones hacen que se sienten reconocido y valorado, más que las palabras “me ha gustado mucho lo que has pintado”. Lo que necesita es compartir lo que ha hecho y la emoción que vive con lo que ha hecho.

-         Si un niño nos pregunta algo le diremos aquello que no podría saber o buscar por sí mismo. Es importante saber esperar (para no adelantarnos a sus necesidades) en la confianza de que va a aprender. Saber esperar hasta que se dé, sin esperar que se dé. Y responder sólo lo que nos pregunta, sólo lo que le interesa.

-         Si un niño nos piden que le pintemos nosotros es porque está inseguro. Alguien le ha dado un modelo. Si le haces el modelo te adelantas a sus necesidades y capacidades, le haces dependiente y por eso luego te pide. Es importante no invadir el espacio de aprendizaje del niño, no generar dependencias. Lo que no pueda hacer que no lo haga.

-         En el taller los dibujos se quedan allí, se archivan,  para preservarlos de la indiscreción de la gente. Si se llevasen a casa los padres juzgarían, con su buena intención.

-         En los talleres se pinta lo que se necesita pintar

-         ¿Por qué es más importante, por qué puede más una hora a la semana que todas las demás experiencias negativas? Porque esto es lo natural, lo más humano, esencial.

 


 

La deriva personal

 

            Los responsables del taller de educación creadora explicaron el concepto de la deriva personal, y a partir de esa idea se abrió el debate:

 

-         La deriva personal explica la forma de aprender cuando el aprendizaje no está influido por la sociedad sino que parte de los intereses propios, de la curiosidad.

-         Cuando el aprendizaje está guiado por un programa o guiado desde fuera, hay un punto de partida y un final haciendo una línea recta.

-         Cuando se aprende por curiosidad, lo que resulta es un diagrama, se van abriendo ramas distintas, haciendo asociaciones, dando saltos... ya que se pone en marcha la capacidad de asociación. Se sabe de dónde empieza uno, pero no por dónde se irá o a dónde llegará.

-         El inicio del aprendizaje es la curiosidad.

-         Se trata de conectar con algo que te interesa o que sientes y seguir ese camino.

-         La escuela roba la capacidad de buscar información, tomar decisiones, la capacidad crítica, creadora, los intereses... No hay nada más que ver cómo entran en la escuela (llenos de curiosidad) y cómo salen (a la hora de elegir una carrera la mayoría no sabe qué coger, les han robado sus intereses), sin voluntad ni capacidad de trabajo... solo les queda lo que les venden las multinacionales.

-         La escuela no responde en los ritmos ni en los intereses / necesidades de cada uno. Da un mismo patrón para todos.

-         Cuando son pequeños los niños necesitan tener apoyo de los padres para protegerles de ciertas experiencias. Necesitan que se les dé apoyo, fuerza,...un empujón.

-         A la hora de seguir un camino u otro, lo importante es moverse, aunque la decisión sea o no acertada. Ese camino siempre se puede abandonar y encontrar otro.

-         El esfuerzo es parte importante del crecimiento y del juego, siempre que haya placer.

-         Es importante aceptar que la otra persona es diferente, y no intentar controlar. El educador sería algo así como una comadrona del aprendizaje.

-         Los niños van a recibir lo que tú eres, no lo que tú quieres que sean

-         Si no eres profesor o enseñante es mejor, porque así tienes menos handicaps para dejar aprender sin intervenir innecesariamente.

-         “Un buen maestro es el que responde con dos palabras. Un sabio es el que no te responde”

-         Es frecuente que nos planteamos cómo van a aprender matemáticas si no va a la escuela. Pero si van a la escuela no nos planteamos cómo van a expresar sus emociones. Nos importan más los contenidos que la afectividad.


 

Crecer sin escuela

 

Una familia con tres hijos que no han ido a la escuela (de 16, 14 y 7 años) que forman parte de la Asociación “Crecer sin escuela” nos contaron su experiencia, a partir de la cual se debatió sobre las posibilidades tanto de escolarizar como de no escolarizar.

 

-         Para no escolarizar se necesita tiempo y dedicación, y es normal que haya miedos.

-         Se necesita que haya flexibilidad y no un horario rígido y esta flexibilidad nos da miedo.

-         Crecer sin escuela no es escuela en casa.

-         No se trata de un crítica a los profesores sino al sistema educativo, a la estructura. Además, como va a haber escuelas, es importante que haya buenos profesores, que de hecho los hay.

-         El tema legal asusta y requiere energía. En Cantabria ha habido dos familias amenazadas. La Administración puede chantajear con la escolarización a las personas que reciben ayudas estatales. Eso sí, hay una imposibilidad real de que te quiten la patria potestad.

-         Ahora mismo las familias que deciden no llevar a sus hij@s a la escuela son una minoría que pasa desapercibida.

-         No es lo mismo absentismo que objeción a la escuela. El absentismo es a veces cultural, como en el caso de los gitanos.

-         Algo que preocupa al plantearse la no escolarización es el proceso de socialización de los niños. Sin embargo quienes han vivido esta experiencia plantean que la no escolarización posibilita relaciones más amplias y variadas.

-         El no separar asignaturas posibilita que se integren las distintas “materias”.

-         ¿Hasta qué punto se aprende en la escuela? Estudiar de memoria, no-comprensión, presión de exámenes, notas, horarios, deberes...

-         En la escuela se  da un sometimiento al que enseña.

-         Habrá casos en que se esté mejor en la escuela que en casa.

-         El programa educativo o temario no se corresponde con lo que interesa a los alumn@s.

-         El sistema educativo puede o no coincidir con tus expectativas culturales personales.

-         Hay distintas alternativas a la escuela.

-         La no escuela también tiene sus inconvenientes, puede abrir o no abrir caminos.

-         El miedo al futuro ¿de qué van a vivir mis hij@s?, miedos a hacer algo distinto, a salirse del sistema.

-         La experiencia personal de niñ@s que aprenden a leer sol@s es que aprenden con una entonación, timbre y capacidad de entendimiento que sorprende.

-         Existe un vídeo de un ex inspector de educación que testimonia el fracaso del sistema escolar.

-         Debemos reivindicar el derecho a los términos. La libertad de darle significado a las palabras. La palabra academia significa aprender caminando sin embargo que deteriorado está el término. Matematizar (otro término que también asusta a mucha gente) es la lógica diaria,.

-         La escuela no es un lugar de aprendizaje. Además, en la escuela se niegan derechos fundamentales como ir a mear cuando se necesita

 

 

Artículos interesantes en internet

http://revuelta.f2g.net/Pensamiento/porque_libertaria.htm

http://www.geocities.com/crecersinescuela/el_fracaso_de_la_escuela.html

http://www.aprendersinescuela.net/Objetores.htm

http://www.atlas.org.ar/educacion/rodriguez_2.asp

 

Sitios interesantes en internet

http://www.geocities.com/crecersinescuela/

http://www.educacionlibre.org/

http://www.aprendersinescuela.net/

http://www.familiaescolar.com/

http://www.ivanillich.org/

 

 

“En la escuela nos enseñan a memorizar

fechas de batallas,

pero que poco nos enseñan de Amor.”

(Fabulosos Cadillacs)

 

 

“We don't need no education

We don't need no thought control

No dark sarcasm in the classroom

Teachers leave them kids alone

Hey teacher, leave us kids alone

All in all you're just another brick in the wall”

(Pink Floyd)

No necesitamos educación alguna

No necesitamos ningún control mental

Ningún oscuro sarcasmo en el aula

Maestros dejad en paz a los niños

¡Eh, maestros!, dejad en paz a los niños

Después de todo, no sois más que otro ladrillo en el muro