Valdediós: la memoria recuperada


Informe relativo a los restos humanos hallados en la fosa de Valdediós (Asturias)

 

Fco. Etxeberria Gabilondo

Medicina Legal y Forense. Facultad de Medicina. Universidad del País Vasco. Apartado 1606. 20014 Donostia - San Sebastián / paco.etxeberria@ehu.es

 

Lourdes Herrasti Erlogorri

Dpto. de Antropología. Sociedad de Ciencias Aranzadi. Alto de Zorroaga.

20014 Donostia - San Sebastián / antropologia@aranzadi-zientziak.org

 

Javier Ortiz Lejarza

Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Dpto. de Antropología. Sociedad de Ciencias Aranzadi. Alto de Zorroaga.

20014 Donostia - San Sebastián / kolitzamendi@terra.es

 

Indice: Introducción, intervención arqueológica y descripción de la fosa. Individuo 01. Individuo 02. Individuo 03. Individuo 04. Individuo 05. Individuo 06. Individuo 07. Individuo 08. Individuo 09. Individuo 10. Individuo 11. Individuo 12. Individuo 13. Individuo 14. Individuo 15. Individuo 16. Individuo 17. Conclusiones.

 

Nota previa: el estudio histórico y antecedentes de la fosa de Valdediós debe consultarse en el informe de Pedro de la Rubia y José Antonio Landera (Informe)

 

Introducción

 

            A solicitud de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Asturias en representación de varias familias de los fallecidos, en julio de 2003 llevamos a cabo la exhumación de diecisiete cuerpos esqueletizados en la localidad de Valdediós, en Villaviciosa (Asturias) como parte de la colaboración que venimos prestando a distintas asociaciones que vienen trabajando por la recuperación de los restos de las muchas personas desaparecidas, fusiladas y ejecutadas durante los trágicos episodios de la Guerra Civil española (1936-1939).

 

            La metodología empleada para la realización de dicha exhumación se ajusta a las recomendaciones propuestas en las Primeras Jornadas de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica celebradas en la Universidad de Valladolid en marzo de 2003 cuyos resultados fueron publicados en “La memoria de los olvidados. Un debate sobre el silencio de la represión franquista”

 

            El plan de trabajo seguido fue el siguiente: el 15 de julio se reunió el grupo de trabajo en el lugar donde se pensaba que podía estar la fosa conteniendo los restos humanos. Dicha creencia se debía a las investigaciones realizadas sobre el fusilamiento por D. Pedro de la Rubia y D. José Antonio Landera que consiguieron contactar con diferentes personas que declararon saber donde se encontraba la fosa común, así como algunos testigos que dijeron haber visto los cadáveres siendo niños. Los esfuerzos para la localización de la fosa se concentraron en una parcela de terreno cercana a la entrada de la finca, pues había hasta nueve testimonios diferentes sobre la situación del lugar de enterramiento.

 

            Para comprender el esquema de trabajo, el equipo quedó constituido del siguiente modo:

           

Promueven: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Asturias (Amparo de Arriba, Dolores Barbón, Marta Capín, Lidia Fernández, Ana Fueyo, Carmen González, José Antonio Landera, Santiago Macías, Antonio Piedrafita, Pedro de la Rubia, Emilio Silva, Marcos Luis Velasco).

 

Coordinación: Pedro de la Rubia y José Antonio Landera

 

Dirección arqueológica: Javier Ortiz Lejarza (Licenciado en Geografía e Historia, Sociedad de Ciencias Aranzadi).

 

El equipo de arqueólogos se completa con: Andrea Alonso (Arqueóloga, Universidad Autónoma de Madrid). Angel Armendáriz (Profesor de Prehistoria y Arqueología Universidad de Cantabria). Janire Arriaga (Universidad de Deusto). Alejandro Barranquero (Universidad de Cantabria). Andrés Devesa (Arqueólogo, Universidad Autónoma de Madrid). Susana Díaz del Busto (Asturias). Silvia Gómez Arce (Universidad de Cantabria). Diego Molina (Foro por la Memoria Madrid). Estibaliz Montero (Bilbao). Jimi Jiménez (Arqueólogo, Sociedad de Ciencias Aranzadi). Layla Renshaw (Reino Unido). Ruth Serrano (Universidad de Deusto).

 

Antropología y patología forense: Fco. Etxeberria (Profesor de Medicina Forense, Universidad del País Vasco). Lourdes Herrasti (Dpto. de Antropología Sociedad de Ciencias Aranzadi).

 

Odontología: Claudio Albisu (Médico Estomatólogo, Dpto. de Antropología Sociedad de Ciencias Aranzadi).

 

Colaboradores: Marisa Alvarez Martinez (Asturias). Kate Hampson (Reino Unido). Johanna Kippo (Finlandia). Jon Lloyd (Reino Unido). Marise J. R. de Almeida (Madrid). Meredith Robinson (Canada). Gaele Thisesse (Francia). Joseba Zabalza (ARMH).

 

Esther Montoto y Antonio Piedrafita, hijos de los asesinados.

 

Miembros del equipo que intervinieron en la exhumación.

 

Miembros del equipo que intervinieron en la exhumación.

 

 

Intervención arqueológica

 

El trabajo de campo propiamente dicho comenzó el día 16 de julio y al no disponer de retroexcavadora las tareas de búsqueda comenzaron mediante una prospección con catas con la esperanza de que alguna de ellas diera con la localización exacta de la zona de inhumación. Durante los siguientes días la metodología de intervención fue la misma, es decir realizando nuevas catas de prospección sin conseguir que los resultados fueran satisfactorios. Debido a esto optamos por contratar una pala mecánica para la búsqueda de los restos humanos. El jueves 24 se reanudaron los trabajos de búsqueda contando esta vez con ayuda mecánica que resultó más eficaz. En efecto, a las dos horas de trabajo aparecieron los primeros restos humanos, los cuales eran trozos pertenecientes a un fémur, al cráneo y algunos metatarsianos. El final de la jornada se completó con el hallazgo de los tres primeros esqueletos.

 

Primeras catas realizadas manualmente en la zona.

 

Primeras catas realizadas en la zona.

 

Aparición de los primeros restos.

 

            A partir del día 25, los trabajos se intensificaron con la colaboración de más personal especializado y durante la jornada se descubrieron otros ocho esqueletos más.

 

            El sábado 26, se terminó de delimitar la fosa encontrándose los nueve restantes individuos, con lo cual se contabilizaban un total de diecisiete personas. De este modo, establecimos la asignación de un número a cada individuo inhumado que se describen de igual modo en el presente informe. Para la ubicación de todas las evidencias (restos humanos y otras) empleamos coordenadas cartesianas siguiendo la retícula establecida (ver dibujos específicos).

 

            Una vez interpretado todo el conjunto y tras la realización de las correspondientes fotografías y dibujos, se procedió a la extracción individualizada de los esqueletos con sus correspondientes objetos personales que aparecieron asociados. Los restos fueron envueltos en papel y colocados en cajas de cartón con su correspondiente número para su posterior traslado al laboratorio.

 

            Tras la finalización de las tareas de campo, el 12-08-2003 los restos fueron trasladados por agencia de trasportes al laboratorio de Medicina Legal y Forense de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco en San Sebastián para su posterior análisis antropológico. Además del estudio antropológico convencional se tomaron muestras de hueso de diálisis del fémur para su posible análisis genético. Posteriormente, en fecha 08-07-2004 fueron trasladados definitivamente a Valdediós.

 

Aspecto del área de trabajo.

 

La zanja en forma de L vista en el ángulo de confluencia de los dos lados.

 

Primeras fases de la exposición de uno de los esqueletos.

 

Localización de objetos metálicos mediante detector de metales.

 

Tras la limpieza en el laboratorio, los restos se van secando gradualmente.

 

Una vez limpios y reconstruidos, los restos se guardan en sus respectivas cajas.

 

Los restos limpios en sus cajas en el laboratorio.

 

Aspecto del interior de las cajas.

 

Aspecto del interior de las cajas.

 

Almacenamiento de las cajas que contienen los restos.

 

Los restos ya clasificados y diferenciados preparados para su análisis.

 

Los restos ya clasificados y diferenciados preparados para su análisis.

 

Preparación de los restos para su traslado a Asturias (08-07-04).

 

Los restos individualizados en 17 cajas definitivas en las que fueron trasladados a Asturias.

 

Características de la fosa

 

La fosa era en realidad una zanja que tiene forma de L con una anchura uniforme de entre 60 a 70 cm. El brazo mayor de esta L es horizontal en la ladera del prado caracterizado por su fuerte pendiente y tiene una longitud de 8 m. Por su parte, el brazo menor sigue perpendicular al plano de inclinación de la ladera y por tanto tiene la inclinación de la misma línea de pendiente. Esta circunstancia ha condicionado el desigual grado de conservación de los restos esqueléticos ya que el brazo mayor de la zanja se comportó como un canal de acumulación del agua de lluvia de escorrentía de la misma ladera incluyendo la que pudo infiltrase en el brazo menor de la zanja. De hecho, los restos mejor conservados fueron los localizados en esta última zona ya que el agua debió de discurrir en el fondo de la zanja siguiendo la línea de pendiente para acumularse en el brazo mayor de la L.

 

En terreno es muy homogéneo y arcilloso de color pardo o amarillo. Tan solo en las partes centrales de la fosa se concentran tierras de color oscuro por la propia concentración de la materia orgánica procedente de la descomposición de los cuerpos.

 

Los cadáveres fueron depositados siguiendo la disposición lineal de la zanja con la superposición de los cuerpos en la práctica totalidad de la misma.

 

Dibujo de la fosa con indicación de las líneas de pendiente.

 

Imagen de la fosa con los esqueletos una vez expuestos.

 

Imagen de la fosa con los esqueletos una vez expuestos.

 

El brazo menor de la L con las líneas de guía.

 

Angulo de confluencia de los dos lados de la L.

 

Segmento de la zanja en su lado mayor.

 

Superposición de los cuerpos en el interior de la fosa.

 

Parte de la zanja afectada por la pala mecánica en el momento del hallazgo.

 

 

Indice: Introducción, intervención arqueológica y descripción de la fosa. Individuo 01. Individuo 02. Individuo 03. Individuo 04. Individuo 05. Individuo 06. Individuo 07. Individuo 08. Individuo 09. Individuo 10. Individuo 11. Individuo 12. Individuo 13. Individuo 14. Individuo 15. Individuo 16. Individuo 17. Conclusiones.